Beneficios de la esterilización

Al adquirir un perro o gato como mascota, debemos tener en cuenta, que al alcanzar la madurez sexual, esta se pondrá de manifiesto en los machos en forma de marcaje con orina y en ocasiones de agresividad, en forma de sangrado vulvar y atracción de machos en las perra, y mediante vocalizaciones y cambios de comportamiento en las gatas.

Estas situaciones, que pueden resultar molestas, hacen que nos planteemos la esterilización de nuestra mascota como método resolutivo.

 

La esterilización es la incapacitación  para la reproducción. Se puede llevar a cabo mediante  tratamiento medico o quirúrgico, y  de forma temporal o permanente.

El procedimiento que más ventajas aporta, es la esterilización quirúrgica definitiva, y consiste en la extirpación del útero y los ovarios en el caso de las hembras (ovariohisterectomía) y en la extirpación de los testículos en el caso de los machos (orquidectomia).

 

A la hora de tomar la decisión de esterilizar o no a nuestra mascota, es necesario valorar las ventajas e inconvenientes del acto, pero no debe interferir en nuestra decisión las múltiples falsas creencias extendidas al respecto.

No es cierto que sea beneficioso que nuestra perra o gata  quede preñada al menos una vez, ni que se vea afectada psicológicamente por no quedarse. Tampoco es cierto que se interrumpa su crecimiento por esterilizarla.

Los machos no pierden su carácter, solo disminuye la agresividad que pueda derivar de la conducta sexual.

 

Otra creencia  extendida es que nuestra mascota engordara tras la esterilización. Lo que realmente se produce es una disminución de la actividad física y  por consiguiente también de las necesidades energéticas (en torno a un 15%). Por tanto, controlando la cantidad de comida y de ejercicio de nuestra mascota, evitaremos que se produzca el aumento de peso.

La realidad demostrada científicamente es que la esterilización aporta múltiples ventajas. En función de la especie y el sexo, podríamos citar:

 

Perra

 - Al extirpar ovarios y útero, desaparecen las manifestaciones del celo, y con ello, evitamos la posibilidad de montas y gestaciones no deseadas.

- Realizada antes del primer celo, reduce casi a cero  la posibilidad de  aparición de tumores de mama.

- Previene de la aparición de enfermedades relacionadas con el útero u ovarios  como piometra, neoplasias, hiperplasia vaginal, hiperplasia endometrial quística, partos distócicos, embarazos psicológicos, etc.

 

Perro

- Evitamos estados de excitación cuando están en celo las perras de los vecinos.

- Evitamos montas indeseadas.

- Disminuyen las actitudes agresivas con otros machos derivadas de la conducta sexual  y  las escapadas en busca de hembras.

- Disminuye la posibilidad de aparición de enfermedades relacionadas con los testículos como hiperplasias prostáticas, adenomas perianales, orquitis, tumores testiculares, etc.

 

Gata

 - Obtenemos las mismas ventajas que en la perra, pero con la particularidad de que los tumores mamarios en la gata, son malignos en un 80% de los casos.

 

Gato

- Evitamos el marcaje con orina

- Disminución de  las escapadas en busca de hembras, en las cuales se producen peleas (con riesgo de infecciones, contagio de enfermedades víricas como la leucemia felina o la inmunodeficiencia felina), atropellos, etc.

- Evitamos también patologías derivadas de los testículos como neoplasias, orquitis, etc.

 

 

 

 

 

 

En resumen, consideramos muy recomendable la esterilización  tanto de nuestro perro/a como de nuestro gato/a  siempre que tengamos claro que no queremos criar, ya que se trata de un acto irreversible.

Con la esterilización, evitamos enfermedades derivadas del aparato genital y prevenimos la aparición de otras. Además, contribuimos a evitar  el gran problema que supone la aparición de camadas indeseadas y los  abandonos.

La importancia de la vacunación.

El objetivo de la vacunación es proteger al animal de enfermedades.

 

La vacuna actúa estimulando el sistema inmunitario del animal fabricando anticuerpos que lo protegerán de una posible infección.

 

Existen varias vacunas, pero será el profesional veterinario quien debe establecer el protocolo de vacunación  más adecuado. Para ello, el veterinario valora el estilo de vida del animal, necesidades, incidencias y gravedad de algunas enfermedades.

 

Excepcionalmente pueden darse reacciones adversas leves (postración, disminución del apetito...) reacciones que en uno o dos días revertirán.

Recordemos que la falta de vacunación hace de nuestras mascotas seres más vulnerables ante varias enfermedades.

 

No dejes de vacunar a tu mascota, le estarás ayudando a tener una vida más saludable.

Parásitos externos

Las pulgas, garrapatas y mosquitos pueden producir alergias tras su picadura en nuestras mascotas.

Es muy importante tratar a los animales para prevenir éste tipo de picaduras, ya que además de poder dañar su salud, ciertos parásitos externos también afectan a las personas.

 

Para eliminar  las pulgas hay que hacer un tratamiento en el animal y en el ambiente, ya que un alto porcentaje de las pulgas pueden encontrarse en sofás, jardines, alfombras etc. (en forma de huevos, larvas y pupas)

 

Las garrapatas pueden transmitir babesiosis, y la enfermedad de Lyme entre otras. Éstas enfermedades son zoonosis, lo que quiere decir que pueden transmitirse a humanos.

 

Los ácaros producen sarnas. Hay varios tipos de sarna más o menos graves, dependiendo el ácaro que la produzca. También puede ser contagiosa a humanos.

 

 

 

 

 

Existen tratamientos muy completos y eficaces, consulta al profesional veterinario que te indicará el tratamiento adecuado para la eliminación de éstos parásitos en mascotas y ambiente.

Obesidad en mascotas

El sobrepeso en nuestras mascotas puede favorecer la aparición de enfermedades como la diabetes, insuficiencia cardiaca y respiratoria, artrosis.. etc.  Disminuyendo la esperanza de vida del animal.

 

El aumento de peso puede indicar un trastorno físico, pero la realidad es que la mayor causa de obesidad es el exceso de comida y la falta de ejercicio.

 

Para prevenir la obesidad recomendamos una buena alimentación, siguiendo las indicaciones del veterinario, que aconsejará cuales son los hábitos alimentarios más saludables para tu mascota.

 

Consúltanos.